Zacatlán de las Manzanas

Zacatlán, en náhuatl “zácatl”, lugar donde abunda el zacate, famoso por su popular Feria de las Manzanas, es un pueblo localizado al norte del estado de Puebla, que gracias a la gran producción de este fruto se le conoce también como Zacatlán de las Manzanas.

Goza de un clima mayormente templado, comúnmente con la presencia de neblina que acaricia los tejados por las mañanas y al atardecer que hace que baje la temperatura especialmente por la noche. Por lo que conviene ir preparado con una buena chaqueta.

Sus calles pintorescas, sus verdes e interesantes paisajes y su rica gastronomía invitan al viajero a pasar una inolvidable estancia.

Luce precioso el Reloj Floral a la luz del sol
Luce precioso el Reloj Floral a la luz del sol

Qué hacer

A escasa distancia del centro de Zacatlán se encuentra el Mirador de Cristal, desde donde los más osados podrán desafiar al vértigo acercándose para admirar la maravillosa naturaleza de éste rinconcito del Estado de Puebla. Si logra acercarse hasta la baranda y abandonarse al mero placer de contemplación podrá disfrutar de unas magníficas vistas de la Barranca de los Jilgueros y ver a lo lejos la Cascada Cola de Caballo que emana de la montaña y respirar hondo el aire limpio de la sierra poblana.

Impresionantes vistas de la serranía poblana desde el mirador de cristal
Impresionantes vistas de la serranía poblana desde el mirador de cristal

Cargado de toda esa energía y poder de la naturaleza, a espaldas del mirador, deténgase a contemplar el elaborado trabajo de las manos artesanas que confeccionaron una preciosa obra de arte conocida como los Vitromurales de Zacatlán, donde se muestra la historia de la creación, del pueblo de Zacatlán y de sus raíces prehispánicas.

Recorrer el corazón de Zacatlán donde podremos apreciar su afamado Reloj Floral, de 5 metros de diámetro que musicaliza los paseos con un repertorio de distintas melodías y para complementar la visita, también se puede acercar hasta el Museo del Reloj, donde conocerá más de su historia y fabricación.

Tampoco olvide visitar el Exconvento Franciscano, datado como uno de los primero templos cristianos de América. La Parroquia de San Pedro y San Pablo con construcción fechada en el siglo XVII y de arquitectura barroca indígena, la Iglesia del Señor de Jicolapa y el Palacio Municipal.

A un costado del Exconvento Franciscamo hallará el Museo de Zacatlán donde además de un paseo por su historia, podrá encontrar objetos que pertenecieron a Venustiano Carranza quien pereciera muy cerca de Zacatlán.


Gastronomía

No olvide probar el famoso pan de queso de Zacatlán, una de las delicias que sin duda se quedan en el paladar y la gran producción local que se deriva de la cosecha anual de manzana, entre los que podemos encontrar sidra, vino, entre otros.

Ferias

La de más importancia por supuesto es la Feria de la Manzana, celebrada el 15 de agosto en advocación a la Virgen de la Asunción, patrona de los fruticultores. El motivo bendecir los cultivos de manzana y escoger a la reina de la Manzana. Así como un desfile de Carros Alegóricos ataviados en referencia al producto estrella de la localidad.

Zacatlán de las Manzanas hace honor a su nombre
Zacatlán de las Manzanas hace honor a su nombre

 Excursiones cercanas

Valle de las Piedras Encimadas

No puede omitir la visita al Valle de las Piedras Encimadas, donde el capricho de la naturaleza ha hecho que la erosión provocada por el viento, la lluvia y el tiempo creará un espacio surrealista, donde encontraremos inmensas piedras que parecen algunas desafiar la gravedad y nos divierten con sus peculiares formas, ya es cosecha de la imaginación de cada uno hallarle similitudes con animales u objetos conocidos.

Para disfrutar plenamente del espacio y fundirse con la naturaleza, además de una agradable caminata entre las piedras del valle, podrá hacer actividades de aventura como rappel, tirolina, bici de montaña, montar a caballo e incluso descansar en las zonas para acampar.

 

Un agradable paseo por el Valle de las PIedras Encimadas es un imperdible
Un agradable paseo por el Valle de las PIedras Encimadas es un imperdible

 

Y si el hambre aprieta, cuenta con una pequeña área para disfrutar de la rica gastronomía poblana- y mexicana en general- que se aposta los fines de semana especialmente, cuando la afluencia es más concurrida.

Desde Zacatlán -si no cuenta con transporte propio-, puede coger unos autobuses que parte desde la base llamada “El Pocito de Tlachica” que lo dejarán en el Valle de las Piedras Encimadas.

Cascada de Tulimán

A tan sólo 11 kilómetros -aproximadamente- desde Zacatlán podrá disfrutar de una de las maravillas naturales más impresionantes del Estado, ésta cascada de gran altura (350 metros) que podremos admirar desde un puente estructurado con éste fin; si la adrenalina de andarlo pendiendo desde lo alto no es suficiente, también puede lanzarse en una tirolina de 120 metros de longitud.

Otra peculiaridad que encontrará en éste bello paraje es un árbol como de vetusto, inmenso, que se dice en su interior puede albergar a más de una docena de personas.

Escápese a contemplar la impresionante Cascada de Tulimán
Escápese a contemplar la impresionante Cascada de Tulimán

Sin duda creemos que tiene un puñado de motivos que sobran para visitar Zacatlán y dejarse envolver por todo su encanto de pueblo mágico.

Cómo llegar

Desde Puebla la mejor opción es coger la Autopista 119 D Puebla-Tlaxcala. Si llega desde Ciudad de México coja la 85D, para posteriormente seguir por la 132D y el último tramo finalizar con la 119D. El tiempo estimado de llegada es parecido entre ambas ciudades, aproximadamente más de 2 hrs y 30 min.

También puede optar por ir en autobueses desde la Terminal del Norte en Ciudad de México que van hasta Zacatlán o en Puebla desde la CAPU (Central de Autobueses de Puebla).